LA IMPORTANCIA DE DESCONECTAR DEL TRABAJO

El trabajo ocupa gran parte de nuestro día a día y, reconozcámoslo, también está presente constantemente en nuestra mente. Los fines de semana, en vacaciones... las preocupaciones laborales nos persiguen durante cada minuto de nuestro tiempo libre. Las consecuencias de este nerviosismo constante son muy negativas, tanto en nuestra vida personal como en el aspecto profesional. De ahí la gran importancia de aprender a desconectar del trabajo.

Saber desconectar del trabajo: ¿por qué es tan importante?

Puede que desconectar del trabajo te parezca algo insignificante, pero lo cierto es que el hecho de no hacerlo puede conllevar grandes problemas para nosotros, tanto fisica como psicológicamente.

Para empezar, mantenernos continuamente alerta y pendientes del trabajo hace que nuestro cuerpo se resienta de varias maneras. Dolores musculares, fatiga crónica, dificultades respiratorias, aumento de la tensión arterial, dolor abdominal, arritmias y cefaleas, entro otros inconvenientes.

Por no hablar de las consecuencias psicológicas y emocionales. El estrés, la ansiedad y la depresión están muy ligadas a los problemas con el trabajo y la falta de desconexión. Muchos trastornos psicosomáticos tienen su base en esto. Además, si no aprendemos cómo desconectar del trabajo, nuestra vida social y sentimental acabará resistiéndose.

técnicas para desconectar del trabajo

¿Y si me cuesta desconectar del trabajo? Es algo completamente normal, ya que avanzar en nuestra profesión es una enorme responsabilidad, por lo que no es de extrañar que nos cueste desconectar mentalmente del trabajo. A veces, de hecho, puede parecernos imposible.

Sin embargo, no lo es. Existen algunos métodos para desconectar del trabajo muy variados y eficaces, desde ejercicios mentales hasta pequeños trucos para el día a día. Resumimos algunos de ellos:

1. Dedica tiempo a tus hobbies: Nada mejor que dedicar algunas horas a la semana a alguna actividad que te guste. El deporte es muy recomendable en este sentido, ya que también te ayudará a liberar el estrés y a encontrarte mejor físicamente.

Pero en realidad, cualquier hobbie que te permita desconectar podría valer: leer, dibujar, cose, pasear, cocinar....Cualquier cosa que te sirva para mantener la mente alejada del mundo laboral te será útil. Procura dedicar unos minutos al día a ello o, al menos, sacar tiempo los fines de semana.

2.Cuidado con el móvil: El teléfono móvil puede convertirse en tu mayor enemido a la hora de desconectar del trabajo. Para evitarlo, lo mejor es tener un móvil personal y otro para cuestiones profesionales. Si no es posible, no admitas llamadas ni mensajes fuera de tu horario laboral.

3. Prohibido trabajar en casa: Una vez finalizada tu jornada laboral puede que tengas la tentación de terminar o adelantar algunas tareas desde tu propia casa. Esto no nos permite desconectar en absoluto, por lo que por mucho que te cueste, deber limitar tu trabajo a las horas que figuran en tu contrato.

4. Viajes y escapadas: Salir de nuestro entorno puede suponer una auténtica terapia y la mejor manera de olvidar los problemas diarios. Si no tienes la posibilidad de hacer grandes viajes, las excursiones de fin de semana pueden ser una alternativa perfecta.

5. Vida familiar y social:  Qué mejor manera de desconectar que pasar tiempo con tus seres queridos. No descuides el aspecto familiar y social, dedícale tiempo o de lo contrario puede que tu vida personal se resienta. Además, ellos te ayudarán a mantener el sentido del humor frente a las adversidades.

6. Pequeños descansos: También es importante desconectar durante las horas de trabajo. Una jornada de ocho horas puede resultar muy pesada si no haces pequeños descansos para tomar un café o un té, o no desconectas un poco hablando con tus compañeros o escuchando una canción.

Y sobre todo, no debes olvidar, que desconectar del trabajo no te hace más irresponsable. Es más, descansar la mente te ayudará a volver con más fuerza y rendir mejor en tu puesto de empleo.

 

Comentarios (0)